Venezuela: Peleas policiales quiebran a Maduro

La muerte de cinco miembros del colectivo 5 de Marzo en un enfrentamiento con fuerzas de seguridad dejó entrever las diferencias dentro del Gobierno.

Durante el encuentro armado, varios integrantes de la Agrupación 5 de Marzo quedaron detenidos.
Durante el encuentro armado, varios integrantes de la Agrupación 5 de Marzo quedaron detenidos.

 

“Habla, cobarde, Nicolás Maduro. ¿Dónde estás, asesino, Miguel Rodríguez Torres [ministro de Interior]… Odreman y los otros camaradas no merecían morir así… Colectivos unidos contra asesinos.” Algo está cambiando en el chavismo. El alegato que abre esta crónica fue realizado ayer por el colectivo ultrarrevolucionario 5 de Marzo, tras la muerte de cinco de sus miembros en enfrentamientos con la policía el pasado martes. La confirmación a balazo limpio de lo que se vislumbraba desde hace meses: una pequeña guerra civil estalló en el seno de la revolución.

El comunicado radical, hecho público a través de la redes sociales, sitúa en su diana política al presidente Nicolás Maduro, al que califica de “asesino”. Junto a él, el ministro Rodríguez Torres y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea y líder del ala militar de la revolución. El enfrentamiento en el centro de Caracas, a pocas manzanas de la sede parlamentaria, seguía ayer envuelto en el habitual manto de misterio que define la revolución bolivariana. José Odreman, líder del colectivo 5 de Marzo, tuvo tiempo de declarar a los medios antes de caer tiroteado, vinculando los sucesos con el asesinato del diputado oficialista Robert Serra. “Las matemáticas no fallan”, explicó durante la redada policial.

Horas antes, efectivos de la policía allanaron un edificio ocupado por las brigadas de choque del chavismo. La excusa de los funcionarios para la intervención fue el robo de un vehículo, difícil de creer cuando hasta apostaron francotiradores en un edificio cercano. En la primera balacera cayó Carmelo Chávez, antiguo escolta del vicepresidente de la Asamblea y principal dirigente de otro colectivo, denominado Escudo de la Revolución. Los paramilitares respondieron a los agentes, incluso secuestraron a tres de ellos. Según la prensa local, los torturaron psicológicamente e incluso les rompieron varios dedos.

Las brigadas policiales aumentaron su presión, pese al llamamiento hecho por Odreman a través de la televisión: “Responsabilizo al ministro [del Interior] Rodríguez Torres de lo que pueda pasarme. No me van a callar”. Una hora más tarde, yacía con 30 balas en el cuerpo, según declaró su hermana ayer en la entrada de la morgue.

Odreman, antiguo policía, se jactaba en Twitter de su cercanía a distintos dirigentes revolucionarios, incluyendo a Hugo Chávez y a Maduro. En una de las fotos, aparece junto al propio Serra y a Juancho Montoya, otro líder de los colectivos que murió en la manifestación opositora del 12 de febrero pasado, a manos de sus propios compañeros. Los otros radicales muertos mantenían un perfil parecido: luchadores “sociales”, ex agentes, escoltas, incluso participantes en cursos para guardaespaldas en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

La defensa de la revolución

Durante las protestas de este año, los colectivos protagonizaron al menos una docena de crímenes, incluido el asesinato de la Miss Turismo Génesis Carmona. El colectivo 5 de Marzo lleva a cabo varias funciones en su zona de acción: imponer el “orden” contra delincuentes, cobrar “vacunas” [sobornos] a cambio de seguridad, amedrentar a los opositores? “Nacimos para defender con todo esta revolución chavista”, especifican en sus cuentas sociales. Su nombre, 5 de Marzo, es un homenaje al “comandante supremo” en el día de su muerte.

“Paramilitares actúan con aquiescencia del Estado, eso hace responsable a quien conduce al país de la violación a los derechos humanos que cometen estos grupos”, denunció Inti Rodríguez, dirigente de la organización Provea. La matanza en el centro de Caracas coincidió con el rumor de los primeros detenidos en el caso Serra. Según adelantó el diario El Nacional, se trataría de escoltas que pretendían robarle. El diputado chavista escondía una caja fuerte detrás de un retrato de Hugo Chávez.

El chavismo acusó a Uribe, opositores, “mayameros” y paramilitares colombianos del asesinato de Serra y de su ayudante. Pese a las novedades habidas en el caso, en las últimas horas continuaron el guión preestablecido para estas ocasiones: Cabello acudió a la Justicia para denunciar al diputado opositor Carlos Berrizbeitia (por afirmar en un pleno, horas antes del asesinato de Serra, que los días del gobierno están contados tras 14 años de fracasos) y la mayoría chavista en la cámara exigió declarar a Uribe persona non grata.

“El Gobierno actúa como otro bando más en la guerra de los colectivos armados”, resumió Saverio Vivas, dirigente opositor en el este de Caracas. “Los oficialistas se están matando entre ellos”, concluyó el diputado Abelardo Díaz.

 

Fuente: La Nación

Comentarios

Compartir