Crece la tensión entre Turquía y el Vaticano

El ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, se sumó a la ola de rechazos diplomáticos lanzados por Ankara tras la utilización del término “genocidio” por parte del Papa en la misa realizada ayer en homenaje a las víctimas de la matanza contra el pueblo armenio.


 

En una conferencia de prensa, Cavusoglu no descartó otras medidas y subrayó que “los pasos que se tomarán se harán públicos después de las consultas”.

Para Francisco, el armenio fue el primero de tres genocidios "masivos y sin precedentes" en el siglo pasado.
Para Francisco, el armenio fue el primero de tres genocidios “masivos y sin precedentes” en el siglo pasado.

“El genocidio es un concepto legal. Pero las declaraciones del Papa revelan una discriminación hacia los musulmanes y turcos por parte de los cristianos”, aseguró el ministro turco.

“Aquí hay una contradicción y discriminación”, insistió Cavusoglu, quien defendió la versión oficial turca que interpreta que las masacres de armenios entre 1915 y 1925 fueron consecuencia de un conflicto en el que murieron también colectivos musulmanes.

Los dichos del diplomático turco se suman a la fuerte reacción de su gobierno frente al sermón pronunciado por Francisco ayer en la Basílica de San Pedro, que incluyó la convocatoria al nuncio apostólico en Ankara y el inmediato llamado a consulta del embajador turco en el Vaticano.

Comentarios

Compartir