Alquileres regulados: subieron un 25% en 2018

En comparación con la inflación, que alcanzó un acumulado anual de 47,7%, los alquileres subieron la mitad.


Un panorama de disminución de demanda, los arrendatarios prefieren resignar ganancias y mantener operaciones con sus inmuebles, ya que también influye la paralización de las operaciones de venta, la caída del crédito y el aumento de las tasas.

En este escenario, para los contratos nuevos, las transacciones se están pactando con una suba que oscila entre el 12,5 al 13% semestral. Es que con el aumento de las tarifas de luz, gas y expensas, y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios por la inflación, propietarios prefieren cuidar a los buenos inquilinos, que paguen en término y cuiden las viviendas.

El sector inmobiliario resultó muy golpeado por la devaluación de 2018.

Las expectativas están puestas en marzo, cuando el año “comienza” tras el receso vacacional. Como es un año electoral se espera que el mercado se recupere un poco por la estabilidad del dólar y una inflación en baja. Además, si se continúa con la baja de tasas, la compra de inmuebles volverá a ser una opción buena para invertir.

Comentarios

Compartir